27/12/09


Yo te debo tanto, tanto amor que ahora te regalo mi resignación.
Sé que tú me amaste, yo pude sentirlo. Quiero descansar en tu perdón.
Voy a hacer de cuenta que nunca te fuiste, que has ido de viaje y nada más. Y con tu recuerdo cuando esté muy triste le haré compañía a mi soledad.
Quiero que mi ausencia sean las grandes alas con las que tú puedas emprender ese vuelo largo, de tantas escalas, que en algún lugar puedas perder.
Yo aquí entre la nada voy a hablar de todo. Buscaré a mi modo continuar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario